Loading

Lucas 6,1-5: ¿Por qué ustedes hacen lo que lo que no está permitido en sábado?

7 de Setiembre 2019     Freddy Araya    

18-10-2018

0
Compartidos
0

+ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas
Un sábado, en que Jesús atravesaba unos sembrados, sus discípulos arrancaban espigas y, frotándolas entre las manos, las comían.
Algunos fariseos les dijeron: “¿Por qué ustedes hacen lo que no está permitido en sábado?”
Jesús les respondió: “¿Ni siquiera han leído lo que hizo David cuando él y sus compañeros tuvieron hambre, cómo entró en la Casa de Dios y, tomando los panes de la ofrenda, que sólo pueden comer los sacerdotes, comió él y dio de comer a sus compañeros?”
Después les dijo: “El Hijo del hombre es dueño del sábado”.

Palabra del Señor.

Reflexionemos

El evangelio de hoy nos habla del conflicto alrededor de la observancia del sábado, una de las leyes de importancia para los judíos. De este modo, una vez más aparece en el evangelio el conflicto de los fariseos con Jesús en relación al sábado. El sábado era la expresión clara de la religión judía, era día de descanso y muy pocas cosas se podían hacer en sábado, con la idea de homenajear al Señor de manera más explícita. Ante este conflicto, Jesús utiliza dos argumentos para ir más allá de las prohibiciones del sábado. Ninguna ley humana, ni supuestamente divina, ni la ley del sábado, pueden ir en contra de hacer algo que favorezca a cualquier persona humana, sea curando a enfermos, sea alimentándose de las espigas arrancadas en el campo. El sábado está para servir al hombre y no el hombre para servir al sábado. Por eso hoy vale la pena que nos demos cuenta de cuántos “sábados” construimos contra el hombre: el dinero, el poder, la ley, las tradiciones, las ideologías. El Señor hoy nos llama a ir más allá.

Cuántos conflictos por querer defender a Dios en ritos, formulaciones, formalidades. Solo nos toca discernir: ¿Es esto realmente lo que Dios quiere en este momento? ¿Con esto amamos realmente a los hombres según el querer de Dios?

Categories: Evangelio diario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Valoración*