Loading

Mateo 5, 20-26: Ve a reconciliarte con tu hermano.

15 de Marzo 2019     Freddy Araya    

día 15

0
Compartidos
0

+ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Mateo

Jesús dijo a sus discípulos:
Les aseguro que si la justicia de ustedes no es superior a la de los escribas y fariseos, no entrarán en el Reino de los Cielos.
Ustedes han oído que se dijo a los antepasados: “No matarás”, y el que mata, debe ser llevado ante el tribunal. Pero Yo les digo que todo aquél que se irrita contra su hermano, merece ser condenado por un tribunal. Y todo aquél que lo insulta, merece ser castigado por el Tribunal. Y el que lo maldice, merece el infierno.
Por lo tanto, si al presentar tu ofrenda en el altar, te acuerdas de que tu hermano tiene alguna queja contra ti, deja tu ofrenda ante el altar, ve a reconciliarte con tu hermano, y sólo entonces vuelve a presentar tu ofrenda.
Trata de llegar en seguida a un acuerdo con tu adversario, mientras vas caminando con él, no sea que el adversario te entregue al juez, y el juez al guardia, y te pongan preso. Te aseguro que no saldrás de allí hasta que hayas pagado el último centavo.
Palabra del Señor.

Reflexión

Si no estás a bien con tus hermanos ¿a qué vienes con ofrendas a Dios? Hoy el evangelio nos interpela claramente… Para los escribas y fariseos la justicia consistía en vivir “ajustados” a la Ley de Dios. Jesús postula una justicia mayor: no basta con cumplir la Ley, hay que ir más allá. La Ley dispone el mínimo, en cambio el Espíritu de Dios obrando en nosotros realiza algo más grande que la justicia de la Ley: el amor y el perdón. Cuando llega la Cuaresma se nos invita a la conversión ¿Y qué mejor conversión que reconciliarnos con aquellos con los que hemos sido injustos, con los que hemos discutido, con los que hemos dejado en la cuneta? De poco sirve a los ojos de Dios que quememos incienso y encendamos velas en su honor si en algún lugar hay alguien llorando por nuestra culpa. Las diversas menciones y campañas del último tiempo en contra del bullying y el acoso escolar, pueden ser una gran oportunidad para preguntarnos, para reflexionar y para reformatear nuestra forma de enfrentar las cosas… pues al otro (al hermano), se le mata también con palabras injuriosas o despectivas. Hay que pasar por el filtro de la verdad, la bondad y la utilidad cualquier información o palabra que puede hacer daño al otro; en nuestra familia, en nuestro barrio, en nuestra comunidad.

¿A qué nos llama hoy este evangelio? En nuestra oración, ¿qué pido, qué busco?

Categories: Evangelio diario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Valoración*