Loading

“Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz a los hombres que El quiere tanto” (Lc 2,14)

9 de Enero 2019     Joaquín Castro    

09-01-19

0
Compartidos
0

Las palabras que Lucas pone en boca de los ángeles en la escena de la anunciación a los pastores son mucho más que un himno de alegría por el nacimiento del Salvador.  Y lo son, porque constituyen como la obertura sinfónica de lo que va a ser toda la existencia de Jesús.

 

Cuando Pablo trate de expresar el descenso vertiginoso del Hijo a la densidad de nuestra historia, utilizará un verbo sobrecogedor: “se anonadó”, “se despojó de su rango”. “Se vació” de sí mismo.  “Caro oblita sui”, dirá Ireneo: carne olvidada de sí misma.  “El hombre para los demás”.

 

Qué extraña identidad la suya, habitada por una única referencia que Lucas desdobla aquí en dos términos: la gloria de Dios y la paz de los hombres.

 

¿Qué te dice el Señor en este día?

Categories: Buenas Noches

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Valoración*