Loading

¡Estoy igual! Y yo sólo ¿qué puedo ser?

14 de Junio 2018     soporte    

14. Junio Paciencia 2

0
Compartidos
0

Te doy gracias Señor,
porque soy como los demás hombres.
Intento estar seguro de mí
ante tu ausencia,

cuadro mi contabilidad para no ser
sorprendido al final de la jornada.
Me comparo con los otros y miro
desde arriba a los que juzgo
pecadores, y en la comparación,
no en ti, he puesto mi seguridad.

También yo tengo elaboradas
condenas de moda, publicamos al
servicio de los que imponen su
imperio, pero escondo en la
ambigüedad mis pecados de
siempre, radicales trampas
contigo, abismales cortes con el
otro.

También yo tengo mis seguros de
ahorros y diezmos, pequeñas
monedas al contado con las que
pretendo negociar la falta de
entrega a tu misterio.

También yo salgo satisfecho
de oírme a mí mismo
de pie en el centro del templo.
Como los demás hombres,
ya puedo abrirme a tu perdón
dándome golpes de pecho
al lado del publicano (cf. Lc 18,4-14).

Benjamín G. Vuelta.

Categories: Buenas Noches

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Valoración*